Texas amplía el combate aéreo contra los mosquitos

Comunicado de prensa
13 de septiembre de 2017

Los vuelos comenzarán sobre el condado de Harris el jueves

El Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas está ampliando sus esfuerzos para controlar los mosquitos tras el paso del huracán Harvey y empezará la fumigación aérea de mosquitos sobre el condado de Harris el jueves por la noche.

El control aéreo de mosquitos solicitado a través de la FEMA y a cargo del contratista estatal Clarke y la Reserva de la Fuerza Aérea de EE. UU. comenzó la semana pasada. Ellos han estado trabajando sobre las áreas consideradas prioritarias con base en la fecha en que se solicitó la asistencia y en los datos recabados sobre el número de mosquitos existentes. Texas ha dado tratamiento ya a más de 2 millones de acres en los condados de Aransas, Bee, Brazoria, Calhoun, Chambers, DeWitt, Jackson, Jefferson, Lavaca, Nueces, Orange, Refugio y San Patricio. En el condado de Harris los vuelos están listos para comenzar el jueves por la noche. El DSHS está trabajando en coordinación con los condados que han solicitado la asistencia de control de mosquitos con el fin de impedir que los mosquitos interrumpan los esfuerzos de recuperación y de reducir el riesgo de enfermedades transmitidas por mosquitos.

Con el objeto de responder a peticiones adicionales, el DSHS ha activado un contrato con Vector Disease Control International como un complemento a los esfuerzos que ya están en marcha. VDCI, una compañía privada especializada en el control de mosquitos, tiene previsto empezar los vuelos sobre el condado de Hardin el jueves antes de desplazarse a los condados de Wharton, Austin y Waller.

Un tercer C-130 de la 910.a Ala de Transporte Aéreo de la Reserva de la Fuerza Aérea volará en apoyo a la operación de la fumigación de Texas a partir de hoy por la noche. Esas tripulaciones fumigarán principalmente sobre el condado de Brazoria esta noche, añadiendo el jueves partes del condado de Harris y extendiéndose a los condados de Montgomery y Liberty en las próximas noches.

La aplicación aérea de insecticida, cuando un profesional autorizado la realiza siguiendo las instrucciones de la etiqueta, es la forma más eficaz de reducir rápidamente el número de mosquitos en un área de gran extensión y no supone ningún riesgo para las personas, las mascotas u otros animales. La fumigación se realiza entre el anochecer y la madrugada cuando los mosquitos están más activos, y con el objeto de limitar su impacto sobre insectos beneficiosos como las abejas.

Una pequeña cantidad de insecticida, de una a dos cucharadas soperas por acre, es rociada por aeroplanos equipados con boquillas que crean gotitas de un volumen ultra-bajo, del tamaño correcto para matar a los mosquitos. Las diminutas gotitas están calibradas para que floten en el aire y maten con su contacto a los mosquitos adultos mientras que a la vez se limita la exposición a otros animales y a las personas. Las gotitas rápidamente se descomponen a la luz del sol y en el agua.

La gente puede ayudar al control de mosquitos durante los esfuerzos de recuperación vaciando cualquier resto de agua estancada alrededor de sus casas y negocios y aplicando un larvicida comercialmente disponible en el agua que no pueda drenarse. La gente también debe evitar las picaduras de mosquitos usando un repelente de mosquitos aprobado por la EPA cada vez que salgan al aire libre y asegurándose de que los mosquiteros en puertas y ventanas no tengan roturas después de la tormenta con el fin de impedir que los mosquitos entren a las casas.

Obtenga más información sobre la fumigación aérea en Texas realizará un control aéreo de mosquitos tras el paso del huracán Harvey y Preguntas sobre el control aéreo de mosquitos.

-Fin del comunicado-

(Contacto para los medios informativos: Chris Van Deusen, Director de Relaciones con los Medios de Comunicación del DSHS, 512-776-7119)

Oficina de Prensa del DSHS en Twitter

Última actualización 14 de septiembre de 2017