Vuelve el lanzamiento aéreo de vacunas para combatir la rabia

Comunicado de prensa
11 de enero de 2017

El Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas reinició hoy su lanzamiento aéreo anual de vacunas contra la rabia para la fauna silvestre a lo largo de la frontera de Texas con México con el fin de proteger a la gente y los animales de esta enfermedad mortal. Los aviones despegaron hoy del aeropuerto de Zapata para empezar el proceso de dejar caer alrededor de 1 millón de carnadas con vacuna contra la rabia en el hábitat de la vida silvestre sobre una franja de 25 millas de ancho que se extiende a lo largo de la frontera desde el Valle de Río Grande hasta Big Bend. Las operaciones se trasladarán a Del Río aproximadamente el 15 de enero, y a Alpine alrededor del 20 de enero.

El Programa de Vacunación Oral contra la Rabia en Texas (ORVP por sus siglas en inglés) se inició en 1995 en respuesta a graves brotes de la cepa canina de la rabia en el sur de Texas y del tipo de rabia del zorro gris en el oeste de Texas. Los brotes involucraron centenares de casos en animales, causaron la muerte de dos seres humanos y dieron lugar a miles de costosos tratamientos post-exposición para prevenir la rabia en la gente.

El ORVP fue creado para abordar el problema de vacunar a grandes números de coyotes y zorros a lo largo de vastas regiones en Texas. En 1995, las carnadas de vacuna se lanzaron por primera vez desde aviones sobre áreas del sur de Texas para que la fauna silvestre las comiera y quedara vacunada. A estos vuelos se añadió el área del oeste de Texas al año siguiente. El número de casos de la cepa canina en Texas bajó a cero en 2000, y los de la cepa en el zorro bajaron a cero en 2010, si bien ha habido a partir de entonces casos únicos ocasionales.

“El Programa de Vacunación Oral contra la Rabia ha controlado exitosamente estas dos cepas de la rabia en Texas”, dijo la Dra. Laura Robinson, Directora del ORVP. “La meta ahora es evitar que las cepas se vuelvan a introducir en Texas mediante la vacunación de la fauna silvestre que migra al interior del estado.”

            Las dosis de la vacuna contra la rabia están encapsuladas en pequeños envases de plástico cubiertos de migajas de harina de pescado de forma que atraigan a la fauna y los coman. Se ha demostrado que la vacuna es segura para más de 60 especies animales y no constituye ningún peligro para los seres humanos, pero la gente debe evitar manipular las carnadas con vacuna, ya que el contacto humano hace menos probable que los animales salvajes las coman. No se considera que queden vacunados contra la rabia los perros, los gatos y el ganado que coman la vacuna.

            La rabia es un virus mortal que se propaga mediante la saliva de animales infectados, normalmente por mordedura. Es crítico prevenir la rabia porque una vez que las personas o los animales presentan síntomas, la enfermedad casi siempre es mortal.

            Aunque el programa de vacunación aérea ha tenido éxito en la eliminación de algunos tipos de rabia, hubo más de 750 casos de rabia en animales en 2016, y los murciélagos y zorrillos siguen siendo importantes portadores de la enfermedad en Texas. Es crucial inmunizar a los animales domésticos para detener la propagación de la rabia. El DSHS insta a todos a que vacunen a sus mascotas tal como lo exige la ley.

-fin del comunicado-

(Contacto para los medios informativos: Chris Van Deusen, Director de Relaciones con los Medios de Comunicación del DSHS, 512-776-7753)

Página en inglés de la Oficina de Prensa del DSHS en Twitter


Última actualización 11 de enero de 2017