Recordatorio del DSHS sobre las pruebas de detección del zika a mujeres embarazadas que viajen a México

Comunicado de prensa
14 de octubre de 2016

El Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas les recuerda a las mujeres embarazadas que cruzan la frontera con México que tienen a su disposición la realización de pruebas de detección del zika, y las anima a que hablen con sus proveedores de servicios de salud sobre la necesidad de practicarse las pruebas. Bajo las pautas actuales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, se recomiendan las pruebas de detección del zika a todas las mujeres embarazadas que hayan viajado a un país donde sigue habiendo una transmisión activa de zika, incluidas aquellas que cruzan con regularidad la frontera entre los EE.UU. y México.

El DSHS también les recuerda a los proveedores de servicios de salud que deben evaluar a sus pacientes embarazadas en busca de una posible exposición al virus del Zika en cada visita de atención prenatal. Los CDC y el DSHS recomiendan las pruebas en busca de anticuerpos de zika como parte de la atención prenatal de rutina durante el primer y segundo trimestres a las mujeres embarazadas que siguen estando en riesgo de exposición al zika.

Este recordatorio es especialmente importante para las mujeres embarazadas que con regularidad y de manera frecuente viajan a cualquier parte de México cuando la temporada de mosquitos, que va de agosto a octubre, alcanza su pico, o que tienen una pareja sexual que viaja con regularidad y de manera frecuente, lo cual se define como cruzar la frontera semanalmente, o más a menudo aún.

El interés del DSHS es expandir la cantidad de pruebas para el zika que se realizan en Texas, en particular entre las comunidades a lo largo de la frontera que se considera están en mayor riesgo de transmisión local debido a su geografía y a su historial de brotes de dengue, un virus similar propagado por el mismo tipo de mosquitos.

Las mujeres embarazadas constituyen un particular foco de atención debido al riesgo de que sus bebés padezcan defectos de nacimiento asociados al zika. Ellas deben evitar viajar a aquellos países para los cuales los CDC han emitido avisos de precauciones de viaje a causa del zika, y evitar la transmisión sexual mediante el uso de condones o absteniéndose de tener relaciones sexuales con parejas que hayan viajado a esas áreas. Encontrará información para viajeros, incluido un enlace a los avisos de los CDC respecto a los viajes, en: www.TexasZika.org/travelers.htm.

Además, todos podemos ayudar a evitar que el zika se propague por picaduras de mosquito de la manera siguiente: 

  • Usando repelente de insectos aprobado por la EPA. Los repelentes son seguros y pueden usarse sin ningún peligro durante el embarazo cuando se aplican según las instrucciones de la etiqueta. 
  • Vistiendo pantalones largos y camisa de manga larga que cubran la piel expuesta.
  • Usando el aire acondicionado o mosquiteros que no tengan roturas en puertas y ventanas para mantener a los mosquitos fuera de las casas.
  • Eliminando el agua estancada dentro y fuera de la casa, incluida el agua en botes de basura, juguetes, llantas, macetas y cualquier otro recipiente que pudiera contener agua.

Texas ha tenido 129 casos informados de zika, todos relacionados con viajes, incluidos dos casos transmitidos a través del contacto sexual con alguien infectado en el extranjero y dos bebés que se infectaron antes de nacer. Para obtener más información sobre el zika, incluidos los últimos criterios normativos para los proveedores de servicios de salud sobre las pruebas de detección, visite www.TexasZika.org.

-fin del comunicado-

(Contacto para los medios informativos: Chris Van Deusen, Funcionario de Prensa del DSHS, 512-776-7753)

 Página en inglés de la Oficina de Prensa del DSHS en Twitter

Última actualización 14 de octubre de 2016